Una batería sueca podría cambiar el aspecto de los coches eléctricos

El profesor Leif Asp, que dirige un grupo de investigación de la Universidad Tecnológica de Chalmers (Suecia), está trabajando en una batería de coche cuyos materiales tienen una función estructural y otra eléctrica.

¿Cuáles son los objetivos de la fábrica de baterías sueca?

 

El objetivo de este proyecto es conseguir que los coches eléctricos pesen tanto o menos que los de gasolina. En la actualidad, la batería de los coches eléctricos representa el 20-25% de su masa total.

¿Cómo se fabricarán las bacterias suecas?

 

Por ello, los expertos creen que una solución a este problema es convertir una de las partes estructurales del vehículo en baterías. Grandes empresas, como Tesla, han estado trabajando en esta idea de batería, pero utilizan células cilíndricas tradicionales en sus modelos.

La batería estructural diseñada por el equipo del profesor Asp consta de un ánodo de fibra de carbono y un cátodo de papel de aluminio, a su vez recubierto de fosfato de hierro y litio, ambos separados por una fibra de vidrio en un material de matriz electrolítica.

Henrik Green, director de tecnología de Volvo, dijo que el verdadero reto al que se enfrentan es cómo integrar las células directamente en un coche sin necesidad de módulos, paquetes u otros intermediarios que sólo añaden peso y ocupan espacio.

 

¿Cuáles son los beneficios de la bacteria sueca?

 

En este sentido, el trabajo realizado por la universidad sueca es un paso adelante para la reestructuración y el diseño de nuevos vehículos eléctricos, que a su vez serán más accesibles y ayudarán a reducir el impacto medioambiental causado por las emisiones de gases tóxicos.

La producción de aviones y automóviles con baterías estructurales también es un proyecto a largo plazo, pero que permitirá que los próximos medios de transporte sean más ligeros.